Juegos On Top

13 mar. 2015

Secciones: , , , ,

El día en que Street Fighter se quiso parecer a Mortal Kombat

13 mar. 2015
Street Fighter fue uno de los reyes de los salones recreativos entre finales de los 80 y durante la década de los 90. Su segunda entrega fue el gran responsable de convertir a la saga de Capcom en uno de los juegos de lucha más populares de la historia de los videojuegos.

En aquel entonces la compañía tenía otro competidor en los arcades que sobretodo en sus primeras entregas llegó a tener bastante tirón comercial en Occidente: Mortal Kombat.

Ambas sagas tenían las suficientes diferencias como para contentar a sus respectivos fans. Mientras Capcom apostaba por sprites de personajes con estilo anime, Midway se decidió por un aspecto más realista con personajes digitalizados y una violencia brutal. Precisamente esas diferencias son las que siempre se han interpuesto para que pudiese ver la luz un posible Mortal Kombat Vs. Street Fighter.

Sin embargo hubo un extraño momento a mediados de los 90 en el que el estilo de ambos juegos parecía combinarse en uno sólo a raíz de la película de Street Fighter. La película de Jean Claude Van-Damme, al margen de su discutida calidad, reflejaba la gran popularidad que vivía en aquel entonces la saga de Capcom, por lo que esta se planteó crear un juego de Street Fighter inspirado directamente por los personajes de la película.

Para ello recurrió a la misma técnica que Mortal Kombat y digitalizó a los actores del film para llevarlos a lo que se acabó convirtiendo en Street Fighter: The Movie, un juego para arcade que se jugaba de forma similar a un Street Fighter (aunque con ciertos cambios) pero que visualmente se parecía más a un Mortal Kombat. Incluso al igual que el título de Midway, contaba con sangre en ciertos golpes.




Si ya de por sí este cambio resultó radical para los fans de la saga, la conversión del juego a las consolas domésticas resultó aún un mayor desastre. La menor potencia de Saturn y Playstation hizo que recibieran un juego de aspecto similar al del arcade pero con algunas limitaciones. La base utilizada fue la de Super Street Figther II Turbo, sobre la que se colocaron los nuevos sprites digitalizados de los personajes.

En conjunto se apreciaba una menor calidad gráfica, así como un aspecto en cierta medida menos realista que en el arcade. Pero el verdadero desastre llegó por parte de la crítica, que en general le otorgó puntuaciones por debajo del 5.


Por suerte, Capcom no había apostado todo a este título y también en 1995 lanzaba Street Fighter Alpha, la nueva variante de su juego de lucha que llegaría a robar todo el protagonismo a la saga principal. 

Hasta la fecha la compañía no ha vuelto a intentar probar más experimentos similares a Street Fighter: The Movie y se ha limitado a conservar y evolucionar el aspecto anime que tan bien ha vuelto a funcionarle con Street Fighter IV.

0 comentarios:

Publicar un comentario