Juegos On Top

9 jul. 2015

Secciones: , , , ,

Ocho consolas que no pudieron hacer frente a Game Boy

9 jul. 2015
La década de los 80 fue sin duda el momento en el que los avances tecnológicos por fin permitieron llevar lo mejor de las consolas de sobremesa al terreno portátil. Si bien los primeros sistemas eran bastante limitados, en la línea de los míticos Game&Watch de Nintendo, el final de la década trajo consigo la revolución de la mano de dos propuestas, Atari Lynx y Game Boy.

Como todos sabemos, la portátil de Nintendo supo meterse al público gracias fundamentalmente a su ajustado precio, aceptables características técnicas, gran duración de batería y sobretodo un título: Tetris. El mítico puzzle fue el pistoletazo de salida para un enorme e irrepetible catálogo portátil que se extendería hasta bien entrado el 2001 con la llegada de su primera sucesora real, Game Boy Advance. 

En esos 12 años pasaron por nuestras pantallas sagas como Super Mario Land, The Legend of Zelda, Street Fighter, Donkey Kong Land o el fenómeno Pokémon. Pese a que su potencia se había quedado corta incluso poco después de su lanzamiento, Nintendo supo reinventar su sistema gracias a varias revisiones como Game Boy Pocket o Game Boy Color, llegando a vender más de 118 millones de unidades y dejando muy poco espacio para sus competidores.

Hoy en El Trastero del Gamer, repasamos cuáles fueron todas esas otras propuestas que no pudieron hacer frente a Game Boy pese a contar en la mayoría de los casos con características técnicas muy superiores:

Atari Lynx (Epyx/Atari) 1989-1995

Casi coincidiendo con el lanzamiento de Game Boy en Japón y Norteamérica, Atari lanzó su propio dispositivo portátil. Pese a su tosco diseño se trataba de un sistema muy avanzado para la época, convirtiéndose en la primera consola portátil con pantalla a color y contando con la posibilidad de conectarse con hasta otros 17 sistemas para las partidas multijugador, además de muchas otras capacidades técnicas imposibles de ver en la consola de Nintendo. Todo eso, e incluso una revisión con mejoras llamada Lynx II, de poco le sirvió. Como muchos otros sistemas, la falta de un catálogo rompedor le hizo perder protagonismo incluso frente a Game Gear.


TurboExpress / PC Engine GT (NEC) 1990-1993
Con un diseño muy similar al de Game Boy pero mucho más grueso llegó este sistema casi desconocido por parte de NEC. Al igual que la Atari Lynx se trataba de un sistema mucho más potente, también con pantalla a color, algo que irremediablamente hacía que la batería durara un suspiro. Este hecho junto a un precio elevado y problemas en algunos de sus componentes hicieron que tan sólo acumulara millón y medio de unidades durante su corta vida comercial.


Gamate (Bitcorp) 1990-1993
Otra consola desconocida para muchos fue esta Gamate de la compañía taiwanesa Bit Corporation. Curiosamente el sistema parecía fusionar el diseño de Game Gear y la pantalla monocromática de Game Boy. Durante su periplo comercial, la compañía desarrolladora tuvo que cesar sus operaciones en 1992, pasando la distribución de la consola a manos de Funtech que la acabaría abandonando poco después al ser incapaz de replicar el éxito de Nintendo.


Game Gear (Sega) 1990-1997
Probablemente se trate del único sistema a la altura de la portátil de Nintendo en términos de reconocimiento, catálogo y respaldo first party. Pese a varias ventajas tecnológicas heredadas de la mítica Master System y su pantalla a color, la portátil de Sega acabó condenada por su precio y la escasa duración de la batería. Sus cifras se quedaron en torno a los 10-11 millones de consolas vendidas en todo el mundo, un dato respetable pero muy alejado de su competidora directa. En el 2000 Game Gear se volvería a ver la cara con Game Boy de la mano de Majesco que retomó momentáneamente la distribución de la consola bajo la licencia de Sega como una opción económica y para coleccionistas.


Sega Nomad (Sega) 1995
Sega no quiso rendirse con el sector portátil y en 1995 lanzó Sega Nomad en Estados Unidos, siendo tan sólo uno más del aluvión de sistemas que condenó a la compañía a mediados de la década de los 90. Esta portátil, que apenas vendió 1 millón de unidades, proponía un esquema similar al de la relación Game Gear y Master System pero era llevado un paso más allá. En este caso era una portátil capaz de reproducir los enormes cartuchos de Mega Drive aunque a menor resolución. Sega no tardaría en dar la espalda al sistema a favor de Sega Saturn, que comenzaba ya a tener problemas frente a la primera Playstation.


Game.com (Tiger Electronics) 1997
Casi tomando el testigo de Sega, Tiger Electronics vio una oportunidad de hacerse con un pedazo del mercado con su Game.com. Como novedades la consola traía consigo características propias de un PDA e incluso un módem de 14 kbit/s. La compañía trató de lanzarse a por un público diferente al de la consola de Nintendo y apostó por sagas reconocidas en otros sistemas como los de sobremesa de Sega y Sony. De este modo, la consola vio pasar por sus circuítos conversiones de dudosa calidad de títulos como Resident Evil 2, Sonic The Hedgehog, Duke Nukem 3D, Fighters Megamix o Mortal Kombat Trilogy. La consola fue incapaz de levantar sus ventas pese a contar con todo ese catálogo y un posterior modelo llamado Game.com Pocket Pro tampoco pudo salvarla.


NeoGeo Pocket / Color (SNK) 1998-2001
SNK apostó por introducirse en el mercado portátil con una consola que al menos sobre el papel prometía poner en nuestras manos un sistema a la altura de una Super Nintendo. Con sus 16 bits y la pantalla a color de su segunda versión, NeoGeo Pocket parecía una gran opción que además contaba con todo el catálogo de SNK y títulos third party como Sonic The Hedgehog. Pese a que se convirtió en una de las pocas consolas junto a Game Gear en  hacer frente a Game Boy, la consola pasó desapercibida y quedó relegada al coincidir con el lanzamiento de Game Boy Color y el comienzo en occidente de la fiebre Pokémon.



WonderSwan (Bandai) 1999-2003
Bandai también quiso intentar colar su propuesta para el mercado portátil con WonderSwan, una creación de Gunpei Yokoi, el "padre" de Game Boy, que desgraciadamente no llegó a lanzarse fuera de Japón. Pese a ser más potente y contar entre su catálogo con franquicias tan jugosas para la época como Tamagotchi, Digimon o incluso el apoyo de Square y compatibilidad con Pocketstation, la portátil no pudo hacer nada frente a una imparable Game Boy Color. Ambas acabarían siendo relegadas en 2001 por Game Boy Advance.

0 comentarios:

Publicar un comentario